colombianos-U30620914486n8B-U100126968307YiD-624x385@Hoy-Hoy

Condenados cuatro narcotraficantes que transportaban 300 kilos de cocaína por la provincia de Cáceres

Uno de ellos era un miembro del Clan del Golfo, una de las mayores bandas criminales de Colombia de origen paramilitar

Parecían un matrimonio normal con su hijo pequeño, que venían de Lisboa e iban a España a pasar unas vacaciones; pero no lo eran. Cuando los agentes de la Policía Nacional pararon su furgoneta Volkswagen California en Valencia de Alcántara, el 1 de marzo de 2018, en el techo abatible, en un falso fondo en el lateral izquierdo y en el maletero los agentes encontraron un total de 294 paquetes rectangulares que tenían un polvo blanco compacto: eran 293 kilos de cocaína, de una riqueza media del 76,7%. La droga tenía un valor en el mercado negro de más de 11 millones de euros.

El conductor era un miembro del Clan del Golfo, una de las mayores bandas criminales de Colombia de origen paramilitar. La que hacía de su mujer, en realidad era su sobrina y el niño sí era hijo suyo. El coche cargado de droga era precedido por dos coches lanzadera, que se encargaban de avisar al conductor de la furgoneta si veían un control policial. No hicieron su trabajo bien y fueron detenidos sus dos conductores y únicos ocupantes, que también son colombianos y miembros del Clan del Golfo.

Los cuatro han sido juzgados en la Audiencia Provincial de Cáceres y condenados. El conductor de la furgoneta ha sido sentenciado a siete años y medio de prisión y pagar una multa de más de 22 millones de euros. Su sobrina tiene una condena de dos años de cárcel y pagar una multa de 30.000 euros; y cada uno de los dos conductores de los coches lanzaderas deben cumplir cuatro años y medio de cárcel y pagar 30.000 euros de multa.

La Audiencia indica en la sentencia que no se sustituirán las penas privativas de libertad por la expulsión del territorio español.

Estos cuatro detenidos formaban parte de una banda de once personas, que cayó en marzo de 2018 en la operación bautizada con el nombre de ‘Muro de contención’, en la que intervinieron policías de Portugal y de España, contando con el apoyo de la agencia estadounidense (DEA). En total se apoderaron de dos toneladas y media de cocaína.

La droga había llegado en avión a Lisboa y la policía intervino cuando los delincuentes intentaban llevar la cocaína a Madrid en coches cargados con droga, precedidos por coches lanzadera.

En Cáceres la Policía Nacional logró frenar a la furgoneta con 300 kilos; y en Badajoz, en la frontera de Caya, fue interceptada una furgoneta Iveco con 200 kilos de cocaína escondidos en una carga de placas de corcho. En una estación de servicio Repsol de la carretera Ex-100 que une Cáceres y Badajoz fueron detenidos los dos ocupantes de un coche lanzadera, y en Madrid otros dos de un segundo coche. Todos iban a ser juzgados el pasado 29 de enero en Badajoz, pero el juicio ha sido suspendido.

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

También te puede interesar