caceres (4)-ktDG-U100113554413TXG-624x385@Hoy

Un vecino de Moraleja confiesa ser culpable de haber matado a su madre de 81 años

A los dos meses de morir, supuestamente de un ictus, los forenses descubrieron que la anciana se cayó tras ser golpeada

La Audiencia Provincial de Cáceres ha condenado al vecino de Moraleja de 54 años M.A. H. A. por haber matado a su madre R. A. en abril de 2018 cuando tenía 81 años.

La mujer falleció en la UCI del Hospital San Pedro de Alcántara alrededor de las doce de la mañana del 19 de abril de 2018. En un principio se había pensado que la muerte había sido producida por un ictus, pero a los dos meses fue detenido su hijo acusado de homicidio y un delito de malos tratos en el ámbito familiar. Los forenses habían descubierto que la muerte no se había producido por causas naturales.

La madre y el hijo vivían juntos en una vivienda de la calle Jardines de Moraleja. Ella era viuda y tenía otros cuatro hijos varones. El que vivía con ella había trabajado como representante comercial de moda y droguería y cuando ocurrió el suceso estaba desempleado, figurando en las listas del Plan de Empleo Social del Ayuntamiento de Moraleja. Los vecinos aseguraban que era introvertido y solitario, pero nunca había dado muestras de violencia.

Según los especialistas que le han tratado tiene un trastorno bipolar del tipo I, con episodios maniacos con síntomas psicóticos, lo cual anula sus capacidades metales para comprender la ilicitud de lo que había hecho.

Iba a ser juzgado por un tribunal de jurado, pero la Audiencia Provincial ha visto que no era necesario formar el jurado, al haber reconocido el acusado los hechos y llegar a un acuerdo la defensa y la fiscalía.

El homicida ha reconocido que en la madrugada del 16 de abril de 2018 discutió en la vivienda familiar con su madre, dándole dos bofetadas que hicieron que la madre se cayera al suelo. Se golpeó la cabeza con un objeto y el hijo llamó a los servicios médicos diciendo que se había encontrado a su madre inconsciente y con restos de que hubiera vomitado.

La Audiencia le condena a estar internado en un psiquiátrico por un tiempo máximo de 10 años, y cuando salga estar en libertad vigilada otros diez años. No tiene que pagar a sus hermanos al no querer ellos recibir una indemnización.

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

También te puede interesar